Nissan crea un automóvil capaz de evitar obstaculos simulando los movimientos de las abejas

Como claramente lo expresa el título de la noticia, Nissan ha desarrollado unos modelor conceptuales que tienen la capacidad de ver los obstáculos e imitar los movimientos del vuelo de la abeja para evitar chocar.

Qué mejor manera de avanzar en el desarrollo de la tecnología de la prevención de accidentes de tránsito que imitar a los mejores autores de evitación de choque en el mundo natural. Sí, recurrir e investigar al mundo de las abejas para tratar de lograr que el auto no choque nunca. En un proyecto verdaderamente ambicioso, los ingenieros de Nissan Motor Co. y de la Universidad de Tokyo han avanzado en una estrategica única para poder diseñar la generación siguiente de sistemas para evitar colisiones. La prueba del primer paso es este Biomimetic Car Robot Drive, o BR23C, que incorpora un nuevo sistema que toma como base el vuelo de las abejas para evitar los choques. La demostración fue en la feria CEATEC sobre electrónica en Japón.

Durante su vuelo, cada abeja crea su propio espacio personal con forma ovalada. Pero lo más importante son los ojos de la abeja, capaces de ver con un ángulo de más de 300 grados en todas direcciones, lo que le permite volar sin interrupción dentro de su propio espacio personal. Para recrear esta función visual en un vehículo, los ingenieros de la marca diseñaron lo que han llamado un localizador láser (Laser Range Finder). Éste detecta los obstáculos que se encuentran hasta a dos metros de distancia dentro de un radio de 180 grados delante del BR23C, calcula la distancia hasta dicho objeto y envía una señal a un microprocesador de abordo que, inmediatamente, se traduce en la prevención de la colisión.

«En el momento en que detecte un obstáculo, el pequeño robot imitará los movimientos de una abeja e inmediatamente cambiará de dirección girando sus ruedas en ángulo recto o mayor para evitar la colisión. La gran diferencia con cualquier sistema es que la maniobra de evasión es totalmente instintiva. Si no fuera así, el robot no sería capaz de reaccionar con suficiente rapidez para evitar obstáculos,» explica Toshiyuki Andoh, director del Laboratorio de Movilidad de Nissan y principal ingeniero del proyecto.

A diferencia de una abeja, el robot no se puede desviar hacia arriba o hacia abajo, ni en diagonal; sólo se puede mover en dos dimensiones y en la dirección que le permiten girar sus ruedas y no en infinitas direcciones y maneras como las abejas. Por este motivo, Nissan ha utilizado una función de rotación, además de aceleración y desaceleración, para que el pequeño robot evite las colisiones. «Este dispositivo sólo necesita procesar información cada pocos segundos, y actuar según esos datos. No requiere guardar información ni lógica intuitiva de maniobras previas, por lo que puede funcionar de forma continuada con sólo un par de docenas de KB de memoria. Puede que esto sorprenda, pero no estamos hablando de gigas de memoria, ni siquiera de megas», aclara Andoh.

Nissan vaticina que se introducirá en los autos de serie dentro de diez años.

Los técnicos de Volvo están en el mismo camino: están estudiando la forma de ver y de volar de las langostas africanas para crear otro sistema de prevenir accidentes.

Fuente: Clarin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *