El nuevo Toyota iQ EV 2013 se presentará en Paris

Toyota siempre ha estado muy involucrada en el mundo sostenible del automóvil, desarrollando modelos cada vez más ecológicos y eficientes. No es de extrañar que esta marca sea líder junto con Lexus en el lanzamiento de modelos híbridos, y que ahora trata de aventurarse en los modelos puramente eléctricos con el nuevo Toyota iQ EV 2013 que veremos durante esta misma semana en el Salón de París 2013. Una buena forma en mi opinión de introducirse en el mundo de los eléctricos, pero sin comprometerse demasiado.

Primeramente hay que reconocer que el Toyota iQ no es que sea uno de mis modelos preferidos, pero no por ello eso no signifique que tenga su cuota de mercado, por supuesto. De hecho, a principios de este 2012 ya vimos una versión radical desarrollada por Gazoo Racing, y que se llamó Toyota iQ Supercharged. Sin embargo Toyota ha entendido que el iQ necesita una versión eléctrica que a partir de ahora vamos a desgranar poco a poco.

Lo primero que destaca es que este modelo basado en el iQ tradicional, es ligeramente más largo: mide 3,12 m en vez de 2,99 m del iQ normal. Las demás dimensiones permaneces inalteradas. Además posee ciertos elementos estéticos para reducir la resistencia aerodinámica, como unas entradas del frontal más pequeñas, además de piezas específicas que cubren las llantas. También podemos apreciar que este modelo está carenado en su parte más baja, buscando una solución aerodinámica mejor.

En cuanto a las baterías de iones de litio y 12 kWh de capacidad, hay que decir que está colocada en el piso de la carrocería, y protegida por una estructura de acero. Además esta disposición no reduce el sitio destinado a los pasajeros o a la carga, ni tampoco compromete la altura del centro de gravedad, favoreciendo la distribución de peso sobre los ejes. De esta forma el iQ EV pesa 1.130 kg, unos 125 kg más que un iQ con motor de 1,3 litros.

Además este modelo posee un motor de 64 CV (unos 47 KW). Y como los modelos híbridos de Toyota, cuando el acelerador está levantado el motor eléctrico hace las funciones de generador y carga la batería. Un modelo que posee un gran rendimiento, ya que desde parado es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 14 segundos, con una velocidad máxima de 125 km/h. Y como en muchos de los modelos híbridos de Toyota, tiene tres modos de conducción: “D-range” de poco consumo energético, “S-range” que permite aceleraciones más rápidas y el “B-range” que maximiza la recarga de la batería durante las frenadas, aumentando la autonomía de este modelo al máximo.

Sin embargo estas baterías pueden completar su carga total en unas 3 horas con una toma de corriente casera de 230 V, mientras que en el caso de utilizar una de alto voltaje, la carga rápida permite cargar la batería hasta el 80 % en unos 15 minutos, algo muy destacable. Sin embargo, dada que su autonomía es únicamente de 85 km, muchos de los clientes no se animarán a comprar un modelo así, salvo que lo quieran para trayectos cortos.

Al menos siempre nos quedará esperar a ver que hace Aston Martin con su Cygnet eléctrico en el caso de que sea lanzado finalmente. Quizás ese modelo ofrezca algo mas que el iQ EV que hemos visto hoy, pero mucho me temo que ese proyecto no llegará a nada. Hasta entonces, mejor os dejo con las fotografías de este modelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *