El BMW i3 Concept por dentro

La arquitectura LifeDrive del BMW i3 Concept crea posibilidades completamente nuevas para la configuración del habitáculo. Dado que carece de túnel central, el habitáculo tiene un aspecto diáfano, amplio y espacioso. Además, los pasajeros toman asiento en una posición sobreelevada. La denominada Semi-Command-Position permite tener una muy buena visibilidad en el tráfico urbano y, además, facilita acceder a los asientos.

Las banquetas ininterrumpidas crean una sensación de mayor unión entre los ocupantes de los asientos delanteros y traseros. En estas condiciones es muy fácil cambiar de un asiento a otro. También es más sencillo salir del automóvil por un solo lado, lo que representa una ventaja importante cuando es necesario aparcar en espacios muy reducidos.

La columna de la dirección, montada de tal manera que parece estar suspendida, es un elemento característico que subraya la diafanidad del habitáculo. Todos los elementos de mando importantes para la conducción, entre ellos el botón de Start-Stop y la palanca selectora, así como también el tablero de mandos múltiples se encuentran encima de la columna de la dirección, por lo que fue posible prescindir de una consola central.

Detrás de la columna se encuentra el salpicadero que acoge diversos mandos. Abarca todo el ancho del habitáculo, formando una superficie trazada con delicadeza. Empieza en las rejillas de salida de aire a la izquierda del volante, marca una línea que redondea la columna de la dirección, alberga a continuación los elementos de mando de la radio y del climatizador, y continúa en el lado del acompañante.

Poco antes de la puerta del lado derecho gira hacia arriba y vuelve hacia la parte central donde termina en la pantalla del sistema central de información (Central Information Display, CID), justo encima de los elementos de mando de la radio y del climatizador. En la zona de los instrumentos, su superficie tiene una configuración casi caligráfica. Su parte ancha traza un arco para transformarse en una superficie más delgada y fina que, finalmente, vuelve a adquirir una forma más ancha.

Alrededor del tablero de instrumentos, en las puertas y en el piso del BMW i3 Concept también se produce una alternancia de materiales contrastantes. Las puertas y el tablero de instrumentos son de materias primas regenerables. El material altamente resistente de fibras vegetales prensadas y laminadas de color antracita oscuro muestra su origen natural, quedando realzados de manera óptima los demás elementos claros de alta calidad y finamente configurados del habitáculo.

Fuente: automocionblog.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *