Ford Mondeo 2008, Cambios y cambios

El nuevo Ford Mondeo 2008 fue presentado en el Salón de Ginebra 2007. Con el objetivo de rivalizar en ventas con el Chevrolet Vectra en el Reino Unido, Ford ofrece un producto que combina diversas opciones mecánicas, excelentes prestaciones y mayor calidad en todos los detalles de terminación del producto. Llegará al mercado a mediados de 2008.

Ford Mondeo 2008, Cambios y cambios


El diseño exterior del nuevo Mondeo muestra un evidente e intencional vínculo con los modelos Volvo, ahora perteneciente a Ford. El aspecto general combina delicadamente un aire sport con la elegancia esperable en un sedán de este tamaño y categoría. En este último aspecto aventaja a su competidor, el Chevrolet Vectra.

En lo que a motores se refiere, el Ford Mondeo 2008 dispone de impulsores nafteros y diesel. Los motores Duratorq de 4 cilindros están disponibles en variedad de cilindradas y potencias, entre 1.800 y 2.000 cm3. Pero el más destacado es un impulsor especialmente concebido para prestaciones deportivas, siendo un Duratec de 5 cilindros y 2.500 cm3 acoplado a una caja manual de seis marchas Durashift.

Ford Mondeo 2008, Cambios y cambios

El renovado Ford Mondeo cuenta con mejoras en su plataforma. El incremento en las trochas y las nuevas suspensiones traseras mejoraron notablemente la maniobrabilidad y estabilidad dinámica. En general, en el resto de los componentes de la plataforma no hay grandes cambios.

Ford Mondeo 2008, Cambios y cambios

El interior posee combinación de materiales textiles con elementos metálicos que dan un carácter sport aunque bastante elegante. El tablero dispone de instrumental analógico combinado con una gran pantalla central de LCD (6 pulgadas) a colores. Lo más importante es la mejora en la calidad de terminación, detalle que Ford viene mejorando mucho en el Mondeo en los últimos años.

Ford Mondeo 2008, Cambios y cambios

Si bien Ford no estará a la altura de los sedanes compactos más exclusivos como Audi o afines, es cierto que está un poquito por encima de los que serían sus entonces rivales directos, como el Vauxhall en Gran Bretaña. La pequeña ventaja radica tanto en detalles de diseño como en complejidad y calidad de equipamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *