Visión nocturna

Un sistema de visión nocturna aprovecha la emisión infrarroja, invisible al ojo humano, para captar imágenes que puede que no se perciben con la luz visible de los faros. Las imágenes que captan los sensores de luz infrarroja se ofrecen al conductor en una pantalla.

Existen dos sistema de visión nocturna basados en emisión infrarroja: los denominados pasivos o térmicos, que captan emisión en el infrarrojo lejano (FIR, Far InfraRed), y los sistemas activos, que aprovechan el infrarrojo cercano (NIR, Near InfraRed).

Los sistemas de visión nocturna pasivos aprovechan la emisión espontánea de radiación infrarroja de todos los cuerpos al estar a una cierta temperatura. Esta emisión (con una longitud de onda de entre 8 y 12 micrometros), captada por una cámara especial que ha de ir situada en el exterior del vehículo, se proyecta como imagen a la pantalla situada frente al conductor. Esta imagen se muestra como un negativo, con colores más claros para los objetos a mayor temperatura, destacando así cuerpos calientes, como un peatón o un animal que cruza la carretera.

Los sistemas activos se basan en un sensor de tipo CMOS con sensible a la radiación infrarroja cercana. Dado que los cuerpos no emiten de forma espontánea en dicha longitud de onda (entre 780 y 1300 nanometros), es precisa una iluminación adicional infrarroja que proporcionan dos lámparas halógenas. La imagen que se forma con esa iluminación infrarroja la recoge el sensor y la muestra una pantalla de blanco y negro.

Un sistema pasivo tiene mayor alcance que un sistema activo (unos 300 m frente a 150). Además, no se ven afectados por la iluminación de otros vehículos ni por las inclemencias meteorológicas, como sí sucede con los sistemas activos, y pueden representar con mayor nitidez los objetos susceptibles de causar mayor riesgo en conducción nocturna. Esta tecnología es todavía propiedad del ejército estadounidense, por lo que su uso está sujeto a diversas regulaciones.

Por el contrario, un sistema activo es más económico, de uso libre y tiene capacidad para detectar objetos invisibles para el sistema térmico (por ejemplo, un tronco en la calzada). Común para ambos sistemas es la posibilidad de postprocesar la imagen obtenida y realizar así funciones de reconocimiento de peatones, por ejemplo, mediante visión artificial.

El primer sistema de visión nocturna empleado en automoción lo ofreció el Cadillac DeVille, aunque no tuvo el éxito esperado y dejó de ofertarse dicha opción.

VTEC

Siglas de Variable Valve Timing and Lift Electronic Control System. Se trata del sistema de distribución variable de Honda, caracterizado por la utilización de una tercera leva adicional que entra en juego a partir de un cierto régimen al hacerse solidario el balancín que debe moverla con los que accionan las otras dos levas, gracias a la presión del aceite. Esta leva pasa a controlar las válvulas, variando tiempo de apertura y alzado. Honda utiliza dos tipos de distribución VTEC: en admisión y escape para los motores de doble árbol, y sólo en admisión para los motores monoárbol, aunque en este segundo caso existe una variante denominada VTEC-E específicamente adaptada para un motor que funciona con mezcla pobre.

Válvula

Es el elemento encargado de abrir y cerrar las canalizaciones por donde entra el aire de admisión (válvulas de admisión) y por donde salen los gases de escape (válvulas de escape) del cilindro. Por lo general están hechas de acero. En algunos casos, las de escape van huecas y rellenas de sodio para mejorar la refrigeración, ya que pueden llegar a alcanzar temperaturas de hasta 800°C. Las válvulas de admisión son siempre más grandes que las de escape, porque es más difícil introducir el aire en el cilindro que sacar los gases quemados.