Sistema de lubricación y fluidos – Video


Sigue leyendo

Suspensión independiente

Aquella en la que no hay una unión rígida entre las ruedas de un mismo eje. Hay básicamente tres tipos de suspensión independiente, según el movimiento de la rueda con relación a la carrocería: McPherson, paralelogramo deformable y rueda tirada. En la primera el movimiento de la rueda es casi perpendicular, porque está guiado por el amortiguador telescópico. En la segunda el movimiento es básicamente transversal y en la tercera longitudinal. Hay sistemas de suspensión difíciles de catalogar mediante esta clasificación porque tienen varios elementos de unión entre rueda y carrocería. Pero —en cualquier caso— siempre hay uno de ellos principal, que determina el movimiento de una con relación a otra.

Suspensión de altura variable

Como podemos ver en el apartado de suspensión (más arriba) la carrocería se apoya (o suspende) sobre los muelles. Por tanto, si se varía la longitud de los muelles , varía la altura de la carrocería con respecto al suelo. Eso es inevitable. Queda claro, entonces, que todas las suspensiones son de altura variable. Pero cuando decimos que un coche tiene suspensión de altura variable, lo que queremos decir es que su altura varía sin sustituir los muelles. ¿Que significa eso? pues que esos coches llevan muelles de longitud variable. Y ¿qué muelles hay que sean de longitud variable? Los muelles neumáticos. Estos muelles funcionan como una rueda (que de hecho es el otro muelle sobre los que se suspenden los coches actuales). Si deshinchamos la rueda, la altura del coche baja y si la hinchamos sube. Pues el muelle que va desde el eje que une las ruedas hasta la carrocería, en estos casos de suspensión de altura variable, también es neumático. En lugar de un muelle helicoidal o una ballesta, se pone un cilindro lleno de aire (u otro gas) unido al eje de las ruedas y un pistón que se desplaza por su interior unido a la carrocería. Que se quiere subir la carrocería, se infla el cilindro y sube el pistón. Que se quiere bajar, se desinfla y punto. Se puede inflar con una bomba como las de bicicleta o con un compresor movido por el motor del coche. Lo normal es un compresor. Con una palanca el conductor puede decidir qué altura quiere o el propio sistema del coche, mediante sensores, adecua la altura a las necesidades del terreno.

Suspensión autonivelante

En algunos vehículos en los que hay grandes variaciones de la carga que se transporta, y para evitar que se desnivele cuando se circula cargado, se utilizan amortiguadores especiales que permiten regular el nivel de la carrocería, de forma que se mantiene la altura al suelo independientemente de las condiciones de carga. Para ello, los amortiguadores cuentan con un sistema neumático que se pone en funcionamiento cuando un sensor electrónico de altura detecta que las condiciones de carga del vehículo han variado.

Suspensión

En los automóviles y vagones del ferrocarril, conjunto de las piezas y mecanismos destinados a hacer elástico el apoyo de la carrocería sobre los ejes de las ruedas.] La definición que da el Diccionario de la Real Academia para los carruajes es plástica y extensible a los automóviles de hoy en día, si bien habría que sustituir ballestas por otro tipo de elemento elástico. La carrocería de un coche va suspendida en las ruedas. Imaginemos que en lugar de ruedas ponemos cuatro postes clavados en el suelo. Si unimos los postes con cintas, dos a dos, podemos colocar la carrocería encima y ya la tenemos suspendida. En lugar de sobre ruedas, sobre postes, pero el principio es el mismo. Claro que, si no se toman más precauciones, y se sustituyen los postes por ruedas sin más, o las clavamos en el suelo como los postes o en cuanto coloquemos la carrocería encima, las ruedas se “despatarrarán” y la carrocería acabará en el suelo, eso sí, muy bien colocada sobre la cinta que unía las ruedas. El sistema más básico para evitar que las ruedas se separen es unir solidariamente una con otra. Se puede poner un eje tan gordo como se quiera, que gire con las ruedas, y así será imposible que se separen o se “despatarren”. El límite de anchura de ese eje sería el diámetro de las ruedas. (Si se alcanza ese límite, entonces lo que se tiene es un rodillo.) Una vez se tiene las ruedas bien unidas, ya se puede colgar algo de ellas. Los carruajes primitivos, por ejemplo, colgaban dos cintas cortas (que no llegaran al suelo) de cada eje que unía las ruedas y de esas cintas suspendían la carrocería. Si esas cintas son elásticas, se convierten en resortes (los muelles actuales), que absorben y suavizan las brusquedades del movimiento. Los muelles helicoidales actuales, o las barras de torsión o las ballestas, cumplen exactamente la misma función que aquellas cintas: suspender la carrocería del eje. Son por tanto los elementos fundamentales de la suspensión.

Sobrealimentación

En un motor atmosférico, tan sólo un cuarto de la energía que se produce en la combustión se transforma en energía útil para mover el automóvil. El resto se pierde en calor. Para aumentar el rendimiento de los motores se utiliza la sobrealimentación, técnica consistente en introducir en los cilindros más aire del que pueden aspirar por efecto de la presión atmosférica. Para ello se utiliza una bomba especial. En términos generales, si esta bomba es accionada por el propio motor se denomina compresor y, si se mueve aprovechando la fuerza de los gases de escape, turbocompresor.

Semieje

Cada uno de los ejes de transmisión que salen de un diferencial. En un coche de dos ruedas motrices hay un semieje para cada una de ellas. En uno de cuatro ruedas motrices con diferencial central hay, además, un semieje delantero y uno trasero. Se conoce también como «palier» o, de forma más ambigua, «transmisión».